Categoría: Primaria

Escuela en casa, es el feedback amigo.

Es el feedback amigo

Las niñas y niños se encuentran confinados en sus casas, a cargo de sus padres o tutores, que si son afortunados deben compaginar esta responsabilidad con su trabajo sea presencial o en teletrabajo.

El sistema educativo ha puesto la directa para poder dar respuesta a esta emergencia, y las tecnologías de la información que desde hace años se van introduciendo en los procesos educativos de forma periférica se encuentran en el epicentro de esta sacudida.

Hay que reconocer la labor que están (estamos) haciendo todos antes de hacer cualquier observación o crítica. Esto es una emergencia para la que no estábamos preparados, cosa que esta vez sirve como excusa para los errores que cometeremos. La próxima vez no servirá.

La falacia de la evaluación.

Ya hemos escrito en este blog artículos criticando el rol central de la evaluación del alumnado en el sistema educativo. La mala identificación de evaluación con calidad – en la que se basa la premisa de reválidas y informes Pisa – hace mucho daño, y en este caso el daño consiste en absorber el debate y la priorización de la respuesta a este estado de alarma.

¿De verdad, lo más importante a que tenemos que dar respuesta ahora es quién pasa de curso, qué nota le ponemos, y bajo que criterios?

Es el feedback amigo.

Los niños han perdido el contacto con sus maestras y maestros, pero han ganado el contacto con sus madres y padres. Las herramientas TIC, los contenidos multimedia y apps interactivas son útiles, pero no son suficientes de por sí. La mejor herramienta educativa es el apoyo directo, empático y personalizado de un humano a quien les importas que la tecnología nunca va a dar.

Estamos en un escenario de “home shcooling”. La escuela es el hogar y los padres son los proxies de los maestros. Y los padres no siempre están capacitados.

Por tanto en vez de mantener, debates absurdos e intentar piruetas mortales con métodos de evaluación más o menos tecnificados, deberíamos abordar el problema del soporte a los que están con los niños.

¿Cómo podemos dar la mejor información a las madres y padres sobre cómo abordar el trabajo en casa? ¿Cómo pueden dar feedback a lo que están haciendo y aprendiendo?

Y, en los casos en los que los padres no están capacitados para echar una mano, pues seguramente no todos podemos ayudar con la trigonometría o las derivadas de los chavales en el instituto, ¿Podemos usar la tecnología para que los maestros y los padres más duchos puedan ayudar a los compañeros de sus hijos?

¿Hay estrategias para combinar la vida doméstica con la actividad “home shooler”?

El tema es complejo y requiere aproximaciones desde múltiples direcciones en la que no entraremos ahora. Pero lo que tengo claro es que las soluciones no se encuentran en un debate sobre evaluación, hay que ser más ancho de miras y más ambicioso que eso.

Lee mas

Dispositivos electrónicos e infancia y adolescencia: temores, preocupaciones y sentimientos de culpa.

Seguimos con el tema de las TIC aplicadas a la educación. En esta entrada vamos a hablar de como han cambiado los hábitos y patrones de uso de las TIC en los últimos cuarenta años y de como estos cambios han afectado a los más pequeños de la casa y a los no tan pequeños. En los años 1970 y 1980 teníamos a nuestra disposición una limitada oferta de medios audiovisuales. La TV o radio eran los medios estrella. En cambio, ahora, los niños y adolescentes tienen a su disposición una amplia gama de medios que incluye video juegos, juegos en línea, redes sociales etc. Y la gracia es que todo esto se puede utilizar para muchas cosas, entre ellas para aprender.
A pesar de que existe bastante consenso en que las TIC tienen un gran potencial para ayudar a mejorar la educación, el uso excesivo de las TIC por parte de niños y adolescentes también genera preocupaciones, temores y miedos en padres, madres y educadores. Por ello vamos a analizar cuales son estos temores.
La adopción generalizada de nuevas tecnologías conectadas a Internet está teniendo un gran impacto en nuestra cultura, hábitos y valores. Recientemente, las voces de preocupación sobre los problemas de los nuevos medios, las redes sociales y las nuevas tecnologías en línea han llegado al gran público. Puede ser una coincidencia, pero estas voces han comenzado a surgir después del escándalo de Cambridge Analytica que utilizó perfiles sociales y anuncios dirigidos para influir en los resultados de las elecciones Brexit y EE. UU en 2016.

Lee mas

Esperanzas y expectativas que tenemos puestas en las TIC aplicadas a la educación

En los últimos años, los dispositivos con acceso a Internet se muestran de forma ubicua en nuestros hogares y en nuestra vida cotidiana. Los ordenadores, los teléfonos inteligentes, las tabletas, los televisores inteligentes y las consolas de juegos están a menudo presentes en la mayoría de los hogares, cambiando la forma en que nos comunicamos, consumimos media y entretenimiento, obtenemos información y aprendemos. Y esto también es cierto cuando hablamos de niños, adolescentes incluso niños pequeños.
La adopción generalizada de nuevas tecnologías está teniendo un gran impacto en nuestra cultura, hábitos y valores. Y la educación no es una excepción.
Esta es la primera entrada en la que vamos a hablar de las TIC aplicadas a la educación. Para empezar, vamos a hablar del ciclo de adopción, disrupción y adaptación a nuevas tecnologías y después de las esperanzas y expectativas que tenemos puestas en las TIC aplicadas a la educación.

Lee mas

¿Cómo enseñar aritmética básica?

Recuerdo aprender los rudimentos de la aritmética a base de contar con los dedos y luego escribir un montón de veces series numéricas en un papel. La “seño” de turno me hacia escribir secuencias interminables: contar del 1 al 100 de uno en uno, contar del 1 al 1.000 de diez en diez, contar del 1 al 500 de cinco en cinco.  Estos ejercicios de contar los podemos encontrar en los cuadernos de educación primaria también hoy.

Siendo ya de pequeño un vago convencido – vago para lo que no me interesa, claro – pronto encontré una forma de disociar mi mente de esas tareas que me parecían absurdas. El truco era encontrar un patrón repetitivo en el ejercicio de contar. Organizar de forma que la secuencia de números se repitiera por columnas de forma que no tendría que hacer la operación de suma repetitiva continuamente. Así podía usar menos concentración, e ir más rápido.  Si bien esta estrategia didáctica me hacia usar un poco la materia gris para detectar el patrón de la secuencia, lo que realmente aprendía era: 1) que el ejercicio era absurdo pues yo hacia trampas, 2) que era igual que yo aprendiera rápidamente algo pues no me iba a librar del proceso que me imponían, 3) a trabajar sin estar concentrado y 4) a hacer mala letra (porque siempre busco algo o alguien a quien culpar de mi mala letra).
Esta técnica, siendo la más habitual, tiene un montón de problemas. Obliga a aprender a un niño estando sentado, cuando lo normal es que tenga ganas de correr, saltar y gritar. Además estamos mezclando cosas complejas que el niño no domina: escribir y aritmética. Escribir es una actividad compleja, que implica la motricidad fina y requiere de la concentración en lo que se está haciendo: escribir. Al mezclar dos cosas complejas conseguimos que el aprendizaje de ambas cosas sea más difícil. O como en mi caso, que nunca se aprenda a hacer buena letra.
La prueba de esto es que se tarde tanto tiempo en aprender estas habilidades básicas.
El tiempo y esfuerzo adicional que se tarda en aprender habilidades básicas constituye un problema en si mismo. Ya que los niños se aburren, !se aburren! Se aburren … !aprendiendo! Niños y niñas que aprenden a asociar el aprendizaje con el aburrimiento.
¿Veis el problema?

Lee mas

Cuentos para ayudar a a desarrollar la inteligencia emocional de los niños

Cuando uno de nuestros hijos empezó la educación infantil llegaron los miedos. Ante este problema decidimos utilizar un recurso muy antiguo: los cuentos. Utilizar los cuentos como terapia para que los niños aprendan a comprender sus emociones es relativamente sencillo, dada la gran cantidad de recursos disponibles. En esta entrada os presentaremos algunos cuentos que nos han sido útiles para ayudar a nuestros hijos a entender y expresar sus sentimientos y emociones.

Lee mas
Cargando